Viernes 7 de Mayo de 2021

Hoy es Viernes 7 de Mayo de 2021 y son las 22:18 Escucha TEMPO FM 98.5 MHz!

PERITO MORENO

4 de noviembre de 2020

“A mi hijo lo marcaron y lo tienen de punto”

Liliana Maldonado hace pública su denuncia en defensa de su hijo Jonatan Pereyra, quien el pasado viernes 30 de octubre recibió una golpiza esposado de parte de efectivos del Escuadrón Nº 39 de Gendamería Nacional, luego de una intento de fuga después de una colisión automovilística; lo agarraron afuera de su domicilio y le propinaron una golpiza feroz y hoy pide paz social como también un nuevo camino. para su hijo.

Jonatan Pereyra tiene 25 años, es nacido y criado en Perito Moreno y cuenta con antecedentes policiales desde su adolescencia, su madre alega que no es un santo, pero que, en esta oportunidad, decidió acudir a la producción de Informados y Comprometidos para pedir paz públicamente y que no existan más apremios ilegales de parte de Gendarmería Nacional a través del Escuadrón Nº 39. De acuerdo al testimonio de Maldonado, esta es la segunda vez que golpean salvajemente a Pereyra, porque en la primera golpiza hubo disparo con arma reglamentaria y no se animó a presentarse a hacer un descargo en la Comisaria local como también hacer la denuncia en forma pública por miedo a represalias de los efectivos mencionados.

En dialogo con Informados, Liliana Maldonado aclara que existió un hecho lamentable el viernes pasado, una colisión automovilística donde se lo involucra a Pereyra, quién no estaba manejando en esta oportunidad, pero ante el resultado de la colisión decidió escaparse del trágico hecho ante la presencia de Gendarmería Nacional quienes los venían siguiendo. En esta oportunidad, Pereyra afirma que “sabiendo lo que ya me hicieron era sabido que me iban a volver a golpear por eso escape apenas chocamos”.

Luego de varios días, los hematomas están intactos en brazos, oreja derecha, espalda y piernas de Pereyra, quien lloró con más impotencia en esta oportunidad en el nosocomio local sindicando a 3 efectivos de la fuerza nacional. Maldonado se presentó ante el Escuadrón local para denunciar este apremio ilegal, pero el redireccionamiento apunta a sus antecedentes policiales que lo hacen perpetuo de sus propios delitos sin ver el daño que se ha generado en esta última golpiza, ignorando la situación y estableciendo una omisión ante la exposición.

Pereyra tiene una hija de 4 años, es diabetica insulina-dependiente y su madre solamente pide paz en este tramo del año, sabe que el prontuario de su hijo no es de los mejores, pero deja muy en claro que todo tiene un límite, como el mismo límite que se debe autocontrolar, y que los efectivos no tienen derecho a realizar este tipo de comportamientos fuertes que van en contra de sus principios de control en el pueblo para ejercer violencia desmedida. El camino de Pereyra de reestablecerse como un ciudadano de buenos valores por sobre sus actos es una decisión que deberá tomará en su vida y que lo mira con deseo de superación, pero mientras, desea vivir en paz y no ser blanco de excesos en las fuerzas de gendarmería nacional, blanco que le hizo pasar un muy mal momento hace días nuevamente y que no quisiera que se repita.

Informados y Comprometidos

COMPARTIR:

Comentarios