Sábado 25 de Septiembre de 2021

Hoy es Sábado 25 de Septiembre de 2021 y son las 14:43 Escucha TEMPO FM 98.5 MHz!

PROVINCIA

22 de agosto de 2021

Máximo busca a Peralta para el 2023?

Por las redes sociales el exgobernador Daniel Peralta dejó filtrar una foto en compañía de Máximo Kirchner. Per se, no tiene nada de malo, ni siquiera se hubiera conocido si el propio Peralta no se hubiera ocupado de difundirla. El punto acá es el momento en que se muestra, el aspecto connotativo de la imagen, la situación actual del ex mandatario, quien está en silencio y sin participación política activa en las próximas elecciones y surge de repente abrazado con el hijo de la dama de la cual fue su factótums por casi una década, con el agregado de que Peralta es uno de los hombres que volverá a jugar en el 2023, tal su naturaleza y posiblemente, su plan político a futuro.

Larga y sincera charla sobre política de nuestra Provincia y el País con Máximo Kirchner. Dialogando sobre nuestra visión del presente y el futuro“, escribió al pie de la foto en Twitter, Gabriela Peralta y si a la imagen le sumamos el texto, sin duda la composición final del cuadro remite a cuestiones que no nos permiten abstraernos del análisis político más racional que se nos pueda ocurrir, conociendo el nivel de pertenencia y dependencia que ha tenido Peralta con el kirchnerismo durante los 12 años con el matrimonio de Néstor y Cristina, mientras ellos gobernaron la nación y Peralta fue ungido gobernador por dos mandatos en Santa Cruz, el primero de ellos forzando vergonzosamente el orden institucional de la Cámara de Diputados, para poner en primera fila al ex interventor de YCRT que sustituyó a Carlos Sancho, cuando a Néstor se le ocurrió sacárselo de encima.

Como todos saben Daniel Peralta no terminó bien con Cristina Fernández, quien en su momento hizo todo para lograr su salida del gobierno en el año 2012. Los tres años subsiguientes de Peralta en la gobernación y CFK a nivel nacional, fueron traumáticos para él, porque su gobierno estaba fuertemente condicionado con la billetera nacional y no podía anteponerse a ningún tipo de decisión de la entonces presidente, dado que, de hacerlo, no le enviaban los fondos para el pago de salarios, una artimaña larga y efectivamente desplegada por el kirchnerismo a quienes incumplen los condicionamientos de la extorsión a la cual somete a los gobernadores que pretenden hacer lo que ellos quieren y no lo que les mandan a hacer.

El pasado me condena

En el año 2015, cuando arreciaba el cambio del gobierno nacional ante la bronca pública desatada por los desastres económicos y de corrupción que producía CFK, Daniel Peralta evitó jugarse por dentro del kirchnerismo que hasta ese momento lo había contenido y buscó abroquelar al “peronismo disidente” separado del oficialismo K y probó fundando un partido denominado “Santa Cruz Somos Todos”, un humilde espacio donde el ex gobernador aludía como mayor capital político, estar por fuera del FPV; sin embargo, cuando decidió jugar para la intendencia de Río Gallegos, se alió con el SER, el novel partido del petrolero Claudio Vidal, que nació, creció y se desarrolló dentro del FPV a tal punto que gracias a su colaboración y la de Javier Belloni, Alicia Kirchner reeditó el triunfo en la gobernación.

El bajo nivel de votantes peronistas que tuvo Peralta, fue por la memoria de sus votantes, cuando previo a su campaña con partido propio, su electorado se sintió defraudado ante las promesas del ex gobernador sobre diferenciarse del FPV y luego no dar el paso para la escisión verdadera. Él lo explicó, por la necesidad y dependencia económica y financiera que tenía del gobierno nacional. Muchos de los peronistas ortodoxos de la provincia, no se lo perdonaron.

Finalmente y tras casi dos años de “desaparición forzada” de la imagen política de Daniel Peralta, aparece esta fotografía sugestiva, elocuente y disruptiva de sus últimos discursos, cuando hablaba de no volver a formar parte de clan k y estar fuertemente comprometido en buscar una alternativa política distinta en Santa Cruz, pero dentro del peronismo, que en Santa Cruz (en su mayor parte) es sinónimo de kirchnerismo. Obvio que el propio Peralta desmentirá todo y aludirá al compromiso de dialogar, buscar consensos, analizar la política nacional y provincial y un sarasa que pretenderá cambiar el punto de vista y distraer la atención de lo esencial.

La foto de Peralta con Máximo, intuye varias lecturas y la mayoría de ellas lo dejan al ex gobernador en una posición políticamente incómoda de cara a su futuro político, si es que, como él mismo dijo en su momento, busca fundar o confundar con aliados “distintos, honestos y peronistas” un espacio alternativo.

Y si volvieron por vos, Daniel…?

Máximo Kirchner, sin duda, oficia de interlocutor válido de su madre ante Daniel Peralta, y el objetivo de las charlas previas sería para tentarlo a ser candidato a gobernador del FPV (una vez más) o en alianza, en el año 2023

Esto si bien resulta difícil de creer y el propio Peralta lo desmentirá entre sis clásicas risotadas y amables disculpas, no es imposible. El kirchnerismo, como en el 2007 y el 2011, momentos en el cual recurrieron a Daniel Peralta porque carecía de una figura firme y conocida, no tiene candidato propio potable y de peso de acá a las elecciones generales en dos años

Cristina Fernández tiene como figura de peso al intendente Javier Belloni, con quien sabe que puede contar para el 2023, pero el jefe comunal de El Calafate tiene “vuelo propio”, aspiraciones políticas personales y los va a condicionar fuertemente cuando deba ser candidato del FPV. Sin embargo, Belloni sabe que por fuera y solo, tampoco puede. Por eso, es tan importante para el FPV buscar otra figura de contrapeso, que ayude a balancear el poder interno.

El oficialismo sabe que Claudio Vidal (SER) actúa como mujer despechada por la falta de lugar y poder que le negaron dentro del partido, pero también saben que cuando Máximo se siente a hablar con el petrolero, todo se resolverá de manera inmediata. Si eso no prospera, aceptan que Vidal puede quitarles unos 6 o 7 puntos, pero están convencidos de que eso no ocurrirá, porque el SER nunca se va a ir en la práctica del FPV; de hecho a un mes de los anuncios, no hay bloque aparte y todos los diputados siguen votando con el kirchnerismo. Por lo tanto, Vidal no les quita el sueño

El mayor problema que le aqueja al kirchnerismo es quedar solo en manos de Belloni. Por eso, necesitan ampliar la oferta electoral y en ese sentido, Daniel Peralta aparece como una opción. Belloni no descarta que en un futuro pueda sumar a Peralta o Peralta se sume en un frente con Vidal, por eso Máximo, abre el paraguas antes que llueva.

Peralta es un hombre que abre puertas, es hábil políticamente, tiene un buen perfil como candidato, componedor, con buen diálogo popular, le conocen sus debilidades y fortalezas y saben de antemano que hay cortocicuitos profundos con Cristina y por eso Máximo toma en sus manos el trabajo de apuntalar las relaciones y comenzar a transitar un camino de acuerdo y la búsqueda de intereses comunes de cara a las elecciones generales. Finalmente, si el acuerdo político prospera, a Cristina Fernández no le importa nada del pasado. De hecho no le importó cuando abrió los brazos para recibir a sus hijos putativos de Alberto y Sergio, cuando cacareaban ofensas de todo calibre y denuncias de corrupción en su contra. Lo llamó (era lo que esperaban) los calmó y los puso a trabajar en el 2019.

Peralta ya debe haber olvidado cuando La Cámpora le escribió en una solicitada “Hacete cargo”; o cuando en el año 2009 Rudy Ulloa Igor armó una reunión en el entonces restaurante “Lo de Vicente” donde el PJ y el FPV decidieron (por orden de Néstor Kirchner), que si Peralta no respondía a los lineamientos del partido, lo iban a sacar del cargo o que por cumplir la orden impartida por Néstor y después Cristina, ensució sus antecedentes penales, al ser condenado por la Justicia Federal a un año de prisión en suspenso (donde le hicieron precio) por desobediencia a la sentencia de la Corte Suprema de Justicia, quien ordenó la reposición en su cargo en la Procuración a Eduardo Sosa.

Las fotos son un mensaje en si mismas. Para cualquier otro habitante del país, muestra al hijo de la vicepresidente y diputado nacional Máximo Kirchner y al ex gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, abrazados y sonriendo.

Para nosotros no. Va más allá de todo eso y nos obliga a leerla desde otra dimensión, que no es la que denota un abrazo entre dos amigos. El tiempo y las circunstancias políticas por venir en Santa Cruz, dirá si tengo razón o no

Fuente / Agencia OPI Santa Cruz

COMPARTIR:

Comentarios