Martes 27 de Septiembre de 2022

Hoy es Martes 27 de Septiembre de 2022 y son las 05:12 - Bienvenidos a Informados y Comprometidos con la realidad, desde Perito Moreno, provincia de Santa Cruz.

ANALISIS

8 de agosto de 2022

Empresarios mineros advierten sobre la falta de personal calificado y superior

Con más de 30 proyectos mineros y más de 250 prospectos, se anticipa una gran demanda de trabajo. La Cámara Argentina de Empresarios Mineros se reunió con el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para impulsar un plan de capacitación para cubrirla.

Toda actividad productiva genera trabajo genuino, en mayor o menor medida. La minería, por caso, requiere de una importante cantidad de puestos de trabajo, muy variados en cuanto a la especialización de cada tarea en particular. De acuerdo a su envergadura y a cada etapa que atraviesa a lo largo de todo su desarrollo, un proyecto minero puede emplear entre 100 y 3.500 personas.

Según la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), unas 85.000 personas trabajan hoy en la industria minera. La cifra incluye los empleos directos e indirectos. En rigor, un informe realizado en mayo por el Centro de Estudios para la Producción XXI (CEP XXI), del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, indica que el empleo directo formal en la minería supero los 33.000 puestos al cierre de 2021, alcanzando la mayor marca desde que existe un registro.

De este total, se destacaron la minería metalífera con un 33,8%, la de servicios mineros y actividades relacionadas un 19% y las rocas de aplicación con un 15%. El restante 34,3% se reparte entre el litio, los combustibles (carbón), los no metalíferos y la exploración.

Con estos porcentajes, se advierte que el mayor volumen de empleos se concentra en los 13 yacimientos mineros metalíferos que están en producción en el país. Si se tiene en cuenta que, en tanto, son más de 30 los proyectos mineros con recursos identificados y más de 250 los prospectos, se llega a ver la inmensa potencialidad que tiene la actividad como generadora de empleo a futuro.

En ese sentido, la CAEM previene sobre la necesidad de formar recursos humanos para estar preparados cuando los proyectos se inicien y que esa variable no sea un impedimento para el desarrollo de la actividad. Se trata de un problema que visualiza el sector y trasciende las cuestiones coyunturales.

En efecto, el presidente de la entidad empresaria, Franco Mignacco, lo había adelantado en su discurso con motivo de la celebración del día de la minería, a principios de mayo: “Va a ser necesario implementar un programa federal de capacitación minera que permita cubrir los puestos laborales que se abren, ya que comienza a haber cuellos de botella en cuanto a personal calificado y mandos medios”.

Se trabaja para implementar un “programa federal de capacitación minera”

Al respecto, en una reunión que la CAEM mantuvo con el Consejo Federal de Inversiones (CFI) que se realizó a fines de julio, se trataron cuestiones relacionadas con la necesidad de impulsar instancias de capacitación a fin de -según informaron desde la cámara- “posibilitar contar con los recursos humanos necesarios para cubrir el crecimiento que está teniendo la industria minera, así como para propiciar la inclusión laboral de las personas de las comunidades en las que trabaja la minería”.

Un dato a tener en cuenta apunta al nivel educativo y de calificación de las y los trabajadores mineros. Según el informe del CEP XXI, en este ítem se observan dos fenómenos distintos según el tipo de mineri a de que se trate. “En la metalífera, el nivel educativo tiende a ser superior al promedio de la economía, con un 75% de las personas ocupadas con al menos secundario completo (contra el 63% en el resto de las actividades)”, se indica en el documento.

Pero en el resto de la minería el nivel educativo esta entre los más bajos de todos, con un 65% de personas que no terminaron la secundaria, una cifra similar a la del agro, la construcción y el servicio doméstico. Es por eso que en el informe se sostiene que para personas de nivel educativo bajo, las posibilidades laborales pueden ser más auspiciosas en la minería. “Los niveles de formalidad y salarios son considerablemente mejores en esta área comparados con los tres sectores mencionados”, se refuerza.

Si en lugar de analizar el nivel educativo de la persona se presta atención al nivel de calificación del puesto, el diagnóstico señala que la minería metalífera se caracteriza por apenas un 3% de puestos no calificados, una de las menores cifras de la economía por detrás de finanzas, información y comunicación y actividades profesionales, científicas y técnicas.

El 17% del empleo profesional de la minería metalífera más que duplica el 8% del promedio de la economía; algo similar se observa al comparar el 30% de empleo de calificación técnica en la minería metalífera contra el 17% a nivel del conjunto de la economía.

En el resto de la minería el porcentaje de empleo no calificado también es menor que en el promedio de la economía (8% contra 23%), lo cual se debe a lo que ocurre con el empleo semicalificado (operativo), que da cuenta del 84% del total (la cifra más alta para un sector junto con el transporte).

“Lo que ocurre en la minería es que la gran mayoría de las personas que trabajan y no terminaron la secundaria terminan teniendo un puesto con calificación operativa, algo que no es tan frecuente en el resto de las actividades productivas”, se resume en el informe.

La minería demanda, mayoritariamente, mano de obra calificada que escasea

En el encuentro entre CAEM y el CFI, y con la misma dirección, también se analizó cómo potenciar el crecimiento de las empresas del sector minero, con especial foco en las pymes. Por ejemplo, se habló de algunas opciones de financiamiento privado destinado a pymes del sector y de las oportunidades de difusión y negocios que se podrían generar a través de las distintas ferias nacionales e internacionales.

Sucede que además de los contratados directamente por las operadoras, la minería fomenta empleo en cada una de las actividades eslabonadas a partir del consumo de todos los bienes y servicios utilizados. De hecho, tal como muestran los números, la cantidad de empleados registrados por las operadoras mineras casi se triplica si también se contabiliza a los contratistas, que si bien pertenecen a la nómina de empresas prestadoras de servicios, realizan sus labores en el yacimiento minero.

Fuente / La Opinion Austral

COMPARTIR:

Comentarios