Jueves 8 de Diciembre de 2022

Hoy es Jueves 8 de Diciembre de 2022 y son las 16:35 - Bienvenidos a Informados y Comprometidos con la realidad, desde Perito Moreno, provincia de Santa Cruz.

PERITO MORENO

22 de abril de 2019

Ruca Anahí: Los trapitos al sol

La empresa denunciada este fin de semana en Perito Moreno debe poner la cara para solucionar el futuro de 27 empleados ante las autoridades competentes, 4 de ellos despedidos y con tristes experiencias de la mano de sus jefes.

Una persona puede entender que a veces el trabajo escasea, que nadie paga últimamente impuestos para poder mantener el rubro rentable y salarios en negro para muchas familias que dependen de un oficio; lo que no es ajeno, es que muchos empleados hayan tenido que padecer muchas injusticias por temor a perder su trabajo, por temor de volver a casa y decirle a su familia que no tenían el pan de cada día, y esta historia que conocieron los habitantes de Perito Moreno debería conocerlo toda la provincia, porque hay que poner un alto a estas prácticas antiéticas.

En plena Avenida San Martín, 5 empleados se turnan la vigilia cada 6 horas y el clima acompaña. Se turnan para mantenerse de pie ante la falta de respuestas y esperar al día lunes para ver cuál será el propósito del gerente de la empresa para con ellos, sus deberes y obligaciones a concebir.

Con un fin de semana XXL por semana santa, los vecinos de Perito Moreno fueron lo que más respaldo les dieron a los empleados en las afueras de la empresa, con donación de comida y acompañamiento en esta lucha que comienza; se presentaron gremios como UTA, ATE y UOCRA, entre otros para darles ánimo ante la decepción de saber de la fuga de los propietarios.

Así, los empleados despedidos y los que hasta esta noche mantienen incertidumbre decidieron hablar con Informados y Comprometidos y ampliaron la denuncia. Según ellos, el origen de la presunta quiebra proviene del conocimiento de los empleados de la falta de contratación por parte de las empresas mineras hacia Ruca Anahí y la especulación del propietario por mantener un comercio que sin fondos extranjeros no puede mantenerse en la línea de servicios. Por entonces, sabían que sus puestos laborales corrían peligro, y es en donde inicia la etapa de persecución laboral, hostigamientos, suspensiones y despidos para poder alivianar la carga impositiva de los dueños de la empresa y poder darse a la fuga lo más pronto posible sin juicio ni culpa alguna.

Entendemos que esta actitud es bastante salida de una película de delincuentes afortunados, pero en esta realidad, múltiples son las denuncias en contra del trato que día a día recibieron los empleados que hoy piden una regularización de sus puestos laborales en las afueras de la empresa.

Suspensiones sin motivo, suspensiones por trabajar a medio ritmo, castigos realizados como mantenerse de pie por 1 hora y media por caprichos gerenciales hacia el orden administrativo o por más tiempo concreto, cámaras de vigilancia en todos los sectores y micrófonos en el baño, break de descanso de 15 minutos (cuando el Convenio Colectivo de Trabajo requiere 40 minutos), despidos con causa y sin justificación, despidos sin indemnización, sin respuestas y hasta han tenido la célebre oportunidad de estar sin cobrar por 3 meses sin un plus alguno por no abonarles en tiempo y fecha.

De acuerdo a los testimonios, el lavadero funcionaba perfectamente sin la presencia del gerente, que hasta se tomaba 6 meses sin pisar el comercio y todo marchaba con mucha normalidad, y que en más de una oportunidad digitaba por seguimiento de cámaras cualquier comportamiento de los empleados.

Los malos tratos siempre fueron de orden corriente, tratando a los empleados como “larvas” de la empresa y llegando a muchas instancias de violencia verbal y persecución laboral en busca del disciplinamiento de los empleados, nadie podía estar agremiado o reclamar algo porque sería sancionado o despedido directamente, para mantenerlos como un rebaño manso ante los perjuicios verbales que han declarado ante nuestro diario.

Lo que más uno lamenta, es que en pleno siglo XXI estas prácticas se realicen en cualquier ámbito y nadie lo haya denunciado ante las autoridades competentes por miedo a perder su trabajo y eso si que es entendible para muchas familias que deben alimentarse de esta actividad; pero aun así, no da el derecho ni el poder del dinero les daría la altura necesaria para humillar a muchas personas, esto es un acto de cobardía y debe ser denunciado como tal, adiestrar a una persona es quitarle sus derechos, es deshonroso (y nos hacemos cargo) que una gerencia no conduzca y esclavice y que no se haga cargo de sus errores ante los medios de comunicación.

El plan frustado de escapar de la localidad de Perito Moreno es un acto de cobardía y de bajeza tan grande como quien lo ha planeado y pagado para realizarlo. Una persona que realiza este tipo de vejámenes no piensa en el prójimo, no piensa en muchas personas que gracias a todos los esfuerzos diarios han llevado su fortuna en alza. Es desagradable el acto poco decoroso y la falta de respuestas, de no poder bajarse de su unidad móvil para hacer un mea culpa y proceder como la ley lo dictamina haciéndose cargo de la situación.

En estas últimas horas, como si nada hubiese pasado, los empleados han recibido mediante celular corporativo de la empresa, la orden de volver a trabajar en sus horarios normales, pero sin comprender la real situación que deberán enfrentar: un lavadero desmantelado, sin medidas de seguridad, salubridad, elementos de protección personal, instalaciones eléctricas o sala de estar para llevar con normalidad sus tareas diarias que generaban esperanza de futuro y progreso a cada uno de los empleados.

Es triste, pero reparable. Los empleados le dicen NO al cierre de Ruca Anahi y le dicen NUNCA MAS a las malas prácticas de persecusión y falta de respuestas por parte de la gerencia que solo agacha la cabeza y no se hace cargo de la situación. En primer lugar, son el o los propietarios quienes se deben hacer cargo de esta triste realidad y deben dar la cara, y en segundo lugar, en caso de no proceder y llamarse a silencio, será el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Santa Cruz quien deba tomar las riendas y sancionar con fuerza de multa este lamentable hecho que unió más al pueblo y respalda a estos 27 trabajadores que le ponen el hombro todos los días.

Que se haga justicia laboral esta semana, y aprovechamos para agradecer a cada una de las personas que se acercaron a los trabajadores de Ruca Anahí estos días, realmente nos sentimos muy orgullosos como medio de comunicación, porque no hay nada más hermoso que cuidar al vecino de buena fe y dando un ejemplo que otras personas parecer no tener: amor al prójimo.

Los trapos se secan en el cordel, y en abril, se secan al sol.

Informados y Comprometidos

COMPARTIR:

Comentarios